Monthly Archives: abril 2008

Indolente

De frente a un día soleado miro desde mi cama hacia el exterior;encuentro un sol brillante que invita a salir.Busco la sábana y me tapo hasta quedar en sombras,ahora me siento bien.No deseo abrir los ojos,levantarme ,alimentarme ni pretendo se den cuenta que ya amanecí a pesar de lo tarde que es y que el funcionamiento de la casa comienza con sus ruidos.Podría pasar semanas en esta cueva entre sueños y desvelos por no querer enfrentar la monotonía.Cada vez me resisto más a seguir .Mi cuerpo cansado y mi cabeza solo desea borrar que tengo que partir al trabajo y cumplir diariamente.Que agobio, se paraliza mi respiración por instantes y la angustia viene galopando ,mi piel se eriza , comienzo a respirar suave, controlo la situación a la fuerza para continuar cumpliendo…..El pensamiento frio de querer parar todo me invade y me siento ruin.

Necesito volver a mi , los colores y las horas para trabajar creando.Sin horarios definidos,sin toques de timbre que te manejan como autómata para seguir subiendo y bajando ,sin el diálogo finjido de tener que saludar ó hablar cuando solo pides silencio.Le pido a la vida me ayude a superar este estado, no deseo hacer daño y dejar marcas dolorosas.¿De dónde saco mayor tolerancia? ¿Cómo supero mi permanente estado de soledad?

Busco en mis recuerdos felices y los retengo. Vuelvo a sentir que vivo,ganas de querer salir a caminar y aprovechar la compañía.Bañarme en el mar ,capear olas y en un estado de dicha gritar de alegría por estar ahí en el agua salada que se mueve y hace que tus venas se oxigenen y mi frente mira al sol sin temor a nada,contenta de tener esta frescura y respiro en mi cuerpo.Logro tener el descanso completo al dormir bajo un quitasol, largas horas desconectada perfectamente,como si lo hubiese planeado a pulso.Sin sueños ni imágenes que interrumpen esta paz.

De nuevo vuelvo del sueño y miro a un niño delgado haciendo una torre inmensa que es su castillo, va y viene con su balde amarillo a buscar agua, hace un túnel que atraviesa toda la torre y luego un surco que lo rodea y ahí pretende que el agua se mantenga sin calcular que siempre la arena absorverá el líquido.Sin parar sigue en su meta ,de pronto mira hacia mi ,sonríe y me invita de nuevo al mar…..sonrío y su mano me guía,es mi hijo que me deja dormir para que volvamos a jugar con las olas;al volver a ese instante olvido mi tristeza y recargo mi espíritu para continuar.